PIORREA

La piorrea se considera como una enfermedad periodontal avanzada que causa un daño degenerativo debido a la infección localizada en los huesos que rodean a los dientes. Una atención dental adecuada es la principal ayuda que previene el desarrollo de la enfermedad así como para tratar los efectos de la enfermedad una vez que se encuentre desarrollada. Son diversos los factores que causan esta enfermedad y no se limitada a causas de higiene bucal.

Principalmente la piorrea es causada por la acumulación de bacterias tanto en los dientes como en las encías, se trata de una enfermedad común en la población mundial, y es la principal causa de pérdida de hueso y tejido, es por esto que si no es tratada a tiempo la pérdida de hueso puede llegar a ser irreversible, ya que lleva a la gradual pérdida de los dientes.

Las bacterias que dan lugar a la piorrea pueden provenir de una inadecuada higiene dental, pero también de aspectos como el tabaquismo, o la combinación de ambos. Hay personas que cuentan con ciertas condiciones de salud que las  vuelven propensas a la piorrea, como aquellas personas que sufren de trastornos sanguíneos de tipo genéticos. También una cantidad insuficiente de vitaminas y minerales -como calcio, niacina y ácido fólico- puede dar lugar a la aparición de problemas dentales y de las encías.

Los principales síntomas de la piorrea se encuentran relacionados con los síntomas de la gingivitis y pueden ser ampliamente visibles en las encías que ya se tornan de un color púrpura o rojo además destaca una superficie brillante. Generalmente no existe un dolor constante en las encías pero pueden estar muy sensibles al tacto y puede manifestarse sangrado con el cepillado. Es de mencionar que la constante inflamación de las encías puede ser un aviso de la llegada de la piorrea.

Los profesionales de la salud bucal recomiendan un patrón regular de cepillado así como el uso de hilo dental, no sólo para mantener una buena higiene bucal sino también para evitar problemas relacionados con las bacterias. Se recomienda un cepillado por debajo de la línea de las encías para remover la placa que se encuentra oculta en la zona, así como optar por un cepillo cuidadosamente diseñado que pueda tener efecto entre los dientes. Si la persona se encuentra padeciendo de gingivitis -la antesala a la piorrea- algunos dentistas prescriben el uso de un enjuague bucal antiséptico para ayudar a matar a los gérmenes, aunque el enjuague por sí solo no cura a la piorrea, sí ayuda a evitar el crecimiento de las bacterias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>